Desde que Donald Trump anunció su candidatura en 2015, en Estados Unidos se ha vuelto visible un sentimiento que existía pero se mantenía escondido: el odio hacia México y sus ciudadanos. 

Ese sentimiento, sin embargo, no es compartido por toda la población. Históricamente, Estados Unidos es el país de los migrantes, aquel cuyo ideal está inscrito en una placa en la Estatua de la Libertad: “Dadme a tu gente cansada, a tu gente pobre, a tus hacinadas multitudes que anhelan respirar en libertad…”.

Ante esta dicotomía, nosotros, como estudiantes mexicanos que radican en Estados Unidos, pensamos que es indispensable poner el tema en la mesa. Que se hable de lo que sucede en el país, de lo que viven los migrantes, de la relación bilateral, y de la frontera que compartimos.

Frontera abierta es un espacio que presentará investigaciones y propuestas, retos y oportunidades dentro del debate internacional más importante de México en las últimas décadas.

La idea detrás es que estudiantes, académicos y personas interesadas en el tema puedan contribuir a un mejor entendimiento entre ambos países. 

Hoy se vive un momento importante en la relación bilateral y Sin Fronteras busca dar cuenta de ello.

Bienvenidos.